Adoptar hábitos de una vida saludable es el primer paso para mejorar la salud en general y prevenir enfermedades que son totalmente evitables. Además, es el comienzo para tener una mejor calidad de vida y para facilitar el buen funcionamiento del organismo.

Muchas personas, sobre todo jóvenes, consideran que los hábitos saludables están destinados sólo a personas de mayor edad que sufren de problemas de salud. Sin embargo, cualquier momento de la vida es perfecto para adoptar conductas más sanas, ya que esto mejora la calidad de vida a personas de todas las edades.

Llevar una vida saludable no implica solamente una alimentación equilibrada, sino también la realización de ejercicio frecuente, un buen descanso diario, controles médicos periódicos y el control del estrés.

¿Cuáles son los hábitos de una vida saludable que debes adoptar?

Alimentación equilibrada y variada

Es el primer paso para llevar una vida saludable. Una buena alimentación no implica consumir productos dietéticos o light, sino en incluir alimentos de todo tipo en las cantidades suficientes, incluidas grasas y carbohidratos. Llevar una dieta equilibrada permite que el cuerpo trabaje de manera equilibrada también y evita la aparición de enfermedades.

Una buena técnica para incorporar hábitos saludables en la alimentación es utilizar el llamado plato de Harvard. De acuerdo a este consejo, cada plato de comida debe incluir la mitad de frutas y verduras, una cuarta parte de proteínas y una cuarta parte de hidratos. De esta forma es posible comenzar a ordenar la alimentación de una manera simple y sin contar porciones.

Mantener la hidratación del cuerpo

El agua es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo y mantenerse hidratado es un hábito de una vida saludable. Con frecuencia no se le presta la suficiente atención a la hidratación del organismo, siendo que es un factor que permite un buen funcionamiento del corazón, pulmones, entre otros. La falta de agua repercute de manera inmediata en la salud, ya que ocasiona dolor de cabeza y debilidad.

Comenzar el día con un vaso de agua es de utilidad para tener la energía necesaria para iniciar la jornada. Muchos de los procesos metabólicos que se producen en el cuerpo necesitan de la presencia de moléculas de agua, por lo que mantenerse hidratado es primordial para que el cuerpo funcione adecuadamente. Los signos de deshidratación son labios resecos, fatiga, dolor de cabeza, entre otros. Además de esto, hay que considerar el color de la orina, ya que un color oscuro es señal que le falta agua al cuerpo.

Realizar al menos 30 minutos de actividad física

Es uno de los hábitos de una vida saludable esenciales. Hay que considerar que no es necesario hacer deportes extremos o ir a un gimnasio todos los días, sólo con 30 minutos al día es suficiente para evitar el sedentarismo. Si es posible, se debe realizar mayor cantidad de actividad física, pero muchas veces la rutina y las exigencias diarias impiden que se pueda dedicar más tiempo al ejercicio. Puedes utilizar cada momento para evitar estar sentado o parado mucho tiempo, por ejemplo, utilizando el ascensor en vez de las escaleras o ir caminado a lugares cercanos en vez de utilizar el auto. Es importante combatir el sedentarismo ya que es culpable de enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad y osteoporosis, entre otros.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar