La digitalización de la salud es uno de los grandes retos de los sistemas de salud a nivel mundial. Esto implica el mayor de los saltos tecnológicos en toda la historia.

Según estadísticas de Mapfre y Deusto Business School en España por ejemplo, sólo 3 de cada 10 hospitales públicos se han incorporado a la transformación digital. En cambio en el ámbito privado 6 de cada 10 ya cuentan con un plan de transformación digital.

La digitalización de la salud y sus aplicaciones

La tecnología llegó para quedarse y esa es una realidad que ya no va a cambiar. La necesidad que todos los hospitales estén conectados en red y cuenten con medios de atención virtual cada día es más apremiante.

La digitalización está trayendo al sector salud innumerables beneficios y ventajas al implementarla. Veamos algunas de sus aplicaciones.

  • Cubrir la carencia de personal profesional en un hospital mediante la ayuda de homólogos de otros hospitales conectados en red.
  • Realizar interconsulta virtual con lo cual en un caso como el Hospital de Aragón se logró resolver un 20% de consultas de atención primaria de forma telemática, reduciendo agendas de citas y listas de espera. Esta aplicación logró evitar 7 mil desplazamientos innecesarios al hospital.
  • En el mundo también se está haciendo común la atención médica profesional mediante chat sobre todo en países latinoamericanos, en Estados Unidos y España. A través de este medio el paciente tiene respuesta en del profesional de la salud en máximo 2 minutos.
  • Consolidar una red sanitaria virtual única para establecer diagnósticos. En esta red es posible que los especialistas participen voluntariamente y de manera virtual para interpretar pruebas o dar su visión y opinión sobre un paciente.
  • Digitalización y gestión de los datos clínicos. Un claro modelo de este proceso es el Anillo de Anatomía Patológica del Complejo Asistencial de Castilla y León basado en crear diferentes bases de datos sobre por ejemplo, un tumor y los tratamientos más exitosos. El ordenador discierne entre diferentes tumores y tratamientos indicando qué tumor es, el diagnóstico y los tratamientos tanto acertados como aquellos que no han sido benéficos al paciente. Esto orienta al especialista y evita la pérdida de tiempo.
  • Sustitución del bolígrafo y el papel por las tabletas digitales para agilidad y funcionalidad de los médicos en sus labores diarias. Gracias a este dispositivo es posible mejorar la gestión de los datos clínicos, fortalecer la colaboración entre servicios centrales y el hospital y determinar en tiempo real el estado del paciente. Todo a través de una Tablet.
  • Atención al paciente a través de Apps y de los sitios Web. Agendamientos de citas y admisión online facilitan la gestión de atención al paciente por parte del hospital.
  • Asistentes de voz como Google Home o Alexa de Amazon podrían convertirse en buenos aliados (no sustitutos del médico y sus funciones), para orientar a personas que requieran asistencia médica. La ventaja que ofrece sería la inmediatez de respuesta.
  • Aplicación del Sistema Quirúrgico Da Vinci con un equipo de cirugía robótica que actualmente está en proceso de estudio y mejoras.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario