Proteger tu vehículo adecuadamente, no es una tarea simple. Por eso, te damos estos tips que te permitirán asegurarle una larga vida:

Cumplir con las recomendaciones indicadas por los expertos: es conveniente llevar el vehículo a los concesionarias oficiales para que se le realicen, EN TIEMPO Y FORMA, todos los controles y peritajes necesarios.
Chequear de manera periódica los fluidos: semanalmente deben revisarse el líquido de los frenos, el aceite y el refrigerante para comprobar que se hallan en el nivel adecuado; en caso contrario, es hora de volver a cargarlos para no sufrir un accidente inesperado en plena calle.
Respetar los avisos del tablero de comando: si el vehículo comienza a enviarnos señales claras de que está atravesando un mal momento (luces o sonidos estridentes indicando que es hora de corregir problemas en el motor, la batería o los frenos) lo mejor es llevarlo a nuestro mecánico de confianza para evitar que un problema menor se transforme en una verdadera catástrofe que termine costándonos, literalmente, una pequeña fortuna.

Prestar atención a los detalles: si al retirar el auto del sitio donde lo dejamos normalmente advertimos en el piso manchas sospechosas de agua o aceite, el mensaje es claro: las mangueras encargadas de transportar estos líquidos están rotas o agujereadas y es necesario colocar nuevas.

Controlar las ruedas: al igual que sucede con los fluidos, es indispensable, de manera semanal, controlar la presión de los neumáticos y chequear que no se hayan desgastado tanto que se corra el riesgo de sufrir una pinchadura en medio del tráfico.

Cuidar adecuadamente la pintura: el viento, la lluvia, el sol, la arena… todos los días nuestro vehículo es víctima de una interminable serie de agresiones, por eso, lo mejor es proteger la pintura colocándole una capa de cera encima: el costo es mínimo y los beneficios son, realmente, muchísimos (el auto se ve mejor, la pintura dura más, etc.).

Limpiar concienzudamente el vehículo: con la mayor frecuencia posible (lo ideal sería cada tres o, a lo sumo, cuatro días), es conveniente quitar manchas e impurezas de los vidrios con un trapo húmedo y eliminar el barro y la tierra de la carrocería mediante agua y jabón.
Lo más importante: nunca exigir al auto más de lo que puede dar: colocar demasiado peso sobre un vehículo es la mejor forma de asegurarle una corta vida: si tiene capacidad para seis personas y viajan veinte, el resultado es catastrófico porque se obliga al motor a exigirse más allá de lo razonable. ¡No lo hagas!
Esperamos que todos estos consejos sobre como proteger tu vehículo, te sean de gran ayuda.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar