Las vitaminas son micronutrientes que al igual que los minerales no tienen valor energético, pero sí son necesarias para el buen funcionamiento del organismo. El cuerpo las requiere para desarrollarse y crecer con normalidad.

Se deben consumir a diario en cantidad suficiente pues de lo contrario pueden presentarse enfermedades carenciales y diferentes trastornos de salud.

Según la Fundación Española de Nutrición, FEN, las vitaminas regulan el metabolismo humano y contribuyen a la transformación de los alimentos en energía.

Cómo se clasifican las vitaminas

Por sus propiedades físico-químicas se clasifican en:

Liposolubles: son solubles en grasa o aceites y se encuentran en las grasas de los alimentos como lácteos, carnes, vegetales de hoja verde, aceite de hígado de bacalao, aceites de semillas y frutos, germen de cereales, entre otros. Son absorbidas en el intestino delgado junto a la grasa. Las liposolubles son las A, D, E, K.

Hidrosolubles (vitaminas del grupo B y la vitamina C): se disuelven en agua. Están presentes en verduras, hortalizas, huevos, lácteos, frutas, carnes, cereales, legumbres, etc. No se almacenan en el organismo (excepto B12) y son excretadas por la orina.

Cuáles vitaminas se deben consumir a diario

Vitamina A

La vitamina A preformada se halla en alimentos de origen animal como pescado graso, hígado, aves de corral, carne y productos lácteos. La provitamina A, otra clase de vitamina A, está en alimentos de origen vegetal como verduras y frutas como zanahorias, tomates, vegetales de hoja verde, albaricoques y melocotones.

La vitamina A es vital para la salud de la piel, la visión, es antioxidante, fundamental en la reproducción, en el crecimiento y en la formación y mantenimiento de dientes, tejidos óseos y blandos y membranas mucosas.

Vitamina D

Ayuda a la formación y mantenimiento de dientes y huesos y contribuye para que el cuerpo pueda absorber el fósforo y el calcio. La deficiencia de vitamina D puede ocasionar osteoporosis o raquitismo y es muy importante para el sistema nervioso, muscular e inmunitario.

Se obtiene a través de la exposición al sol a través de la piel, con dieta o con suplementos. Entre los alimentos más ricos en vitamina D están los pescados grasos, el pescado de agua salada, las yemas de los huevos, el hígado y los lácteos enteros. Algunas leches y cereales disponibles en el mercado están enriquecidos con vitamina D.

Vitamina E

Es antioxidante con un papel protagónico en los procesos del sistema inmunitario y metabólico. Se encuentra en la margarina, aceites vegetales, frutos secos, yemas de huevo, verduras de hojas y germen de los cereales. Su carencia puede hacer que la persona sufra de fibrosis quística, trastornos hepáticos y la enfermedad de Crohn.

Vitamina B1

La misma tiamina, ayuda al metabolismo energético y la función nerviosa. Está en cereales, frutos secos, carnes de cerdo y legumbres.

Vitamina B2

Riboflavina también ayuda al metabolismo energético, salud de piel y de ojos. Está en los vegetales de hoja verde, carne, huevos y lácteos.

Vitamina B3

Niacina, para el metabolismo energético. Se encuentra en el pan, patatas y carnes.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar