Las ventajas de la exfoliación son muchísimas, incluyendo:

Purifica la piel: elimina las células muertas, lo que permite limpiar la epidermis y quitar el polvo que suele cubrir los poros a través de los cuales respira el cuerpo.
Ayuda a detener el envejecimiento: la exfoliación hace que la sangre circule más fluidamente, lo que oxigena la epidermis, logrando que la piel se mantenga joven por mucho más tiempo.
Elimina las toxinas: el procedimiento logra que las toxinas generadas por el organismo sean eliminadas de manera natural.
Permite recuperar la suavidad perdida: una exfoliación permite que la piel quede perfecta, preparada para absorber mucho mejor los nutrientes.
Hace indolora la depilación: al devolverle a la piel su suavidad natural, la depilación es mucho más rápida y muchísimo menos dolorosa.

Ayuda a lograr un bronceado perfecto: logra que el color del cuerpo se vea mucho mejor.

Elimina las manchas oscuras: un tratamiento exfoliante completo permite quitar las desagradables manchas que surgen con el paso de los años, logrando que la piel recupere su tono uniforme.
Quita las cicatrices originadas por el acné: un grano se ve mal, pero quitarlo deja una marca aún más horrible, especialmente en lugares tan visibles como el cuello, el rostro, los brazos o las piernas; una eficiente exfoliación permite eliminar esas señales.

Consejos a la hora de realizar una exfoliación

  • Es recomendable realizar una exfoliación al menos una vez por mes, especialmente en áreas sensibles como el rostro, rodillas y codos.
  • En el caso de adolescentes o personas que sufran un caso grave de acné, lo ideal es realizar una limpieza semanal para lograr una limpieza realmente efectiva.
  •  El clima (el frío, el aire, el sol) sumado al estrés y elementos como el café o el cigarrillo perjudican considerablemente la piel, por ese motivo es fundamental combinar hidratación con  exfoliación, de esa forma se logra limpiar los poros para que absorban mejor los nutrientes y se le devuelve la luminosidad perdida.
  • Antes de realizar la exfoliación la piel debe estar completamente limpia, por ese motivo lo mejor es usar un jabón suave, puede ser líquido o en barra, prestando atención a que la epidermis no tenga heridas ni quemaduras causada por el sol.
  • Una vez terminada la exfoliación debe aplicarse sobre la piel una crema hidratante aprovechando que la epidermis ya no tiene la pesada capa de células muertas con las que cargaba antes, motivo por el cual el producto puede penetrar mucho más profundo y lograr mejores resultados.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar