Si estás siguiendo la dieta mediterránea pero no pierdes peso, debes revisar algunos de los hábitos que estás siguiendo porque es posible que alguno de ellos sea lo que te está impidiendo bajar algunos kilos.

La dieta mediterránea tiene mucha popularidad y personas de todo el mundo la prefieren por encima de otras, ya que no es tan restrictiva como otro tipo de dietas y permite mejorar la salud del organismo. Sin embargo, es posible que la libertad de acción que tiene esta dieta, pueda confundirte y estés comiendo en exceso algún tipo de alimento que está permitido pero que no te ayuda a adelgazar.

Hay que recordar que un aspecto fundamental de las dietas es el control de las porciones, por más que se trata de alimentos catalogados como sanos. Si la dieta mediterránea no está funcionando, puedes revisar estos consejos para entender qué es lo que está fallando.

Algunos motivos por los cuales no pierdes peso con la dieta mediterránea

Estás utilizando demasiado aceite de oliva

El aceite de oliva forma parte de las llamadas grasas saludables pero su consumo debe ser controlado, ya que una sola cucharada contiene 120 calorías. Uno de los motivos más frecuentes por el cual la dieta mediterránea no funciona para adelgazar, es el exceso en el consumo de aceite de oliva. Si bien el aceite de oliva tiene grasas saludables, el consumo en exceso te aportará calorías innecesarias. Una cantidad pequeña es suficiente para saborizar tus comidas sin perder los beneficios que brinda el aceite de oliva.

Consumo excesivo de frutos secos

Los frutos secos son otro tipo de alimentos saludables pero que pueden perjudicarte para el descenso de peso si los consumes en exceso. Este alimento es de mucha utilidad para las dietas porque puede reemplazar los snacks y te ayudan a evitar el hambre entre comidas para que no comas en exceso después. Sin embargo, al igual que ocurre con el aceite de oliva, los frutos secos aportan muchas calorías si son consumidos en exceso. Controlar las porciones de frutos secos te permitirá disfrutarlos sin temor a subir de peso.

No haces suficiente ejercicio

La dieta mediterránea permite incorporar alimentos más saludables, pero también es importante la realización de ejercicio, si quieres bajar de peso. Una dieta equilibrada es el primer paso para controlar los kilos de más, pero esto debe ser acompañado de una rutina de ejercicios o de algún tipo de actividad física. Si estás siguiendo una dieta mediterránea y no has logrado bajar de peso, puedes revisar qué cantidad y qué tipo de ejercicios estás realizando. La dieta mediterránea puede ayudarte a balancear tu dieta, pero debes mantenerte en movimiento si quieres bajar algunos kilos.

No tienes en cuenta calorías líquidas

No tener en cuenta las calorías que ingieres a través de las bebidas e infusiones, puede ser otro motivo que te dificulte bajar de peso. En ocasiones sólo se cuentan las calorías de los alimentos sólidos y no de las bebidas o batidos que se consumen a lo largo del día. Si bien la dieta mediterránea permite el consumo de vino tinto, no debe ser en exceso, al igual que la ingesta de jugos de frutas industriales o frappuccinos. Aprender a leer las etiquetas de las bebidas que elijas es de mucha utilidad para controlar la cantidad de calorías de tu dieta.

Deja un comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar