Los labios son la zona más sensible del cuerpo humano porque, todo el tiempo, están sufriendo la agresión de diferentes elementos incluyendo el sol, el viento, el frío, el polen y el polvillo, por eso es necesario darle una adecuada protección de manera que se mantengan bien hidratados y suaves todo el año.

¿Cómo lograr cuidar los labios? Aplicando estos tips, fundamentales y muy pero muy simples:

Bebe mucha agua: los labios resecos pueden ser consecuencia de que no bebas los dos litros de agua recomendados por los profesionales de la salud todos los días; asegúrate de seguir este consejo y pronto verás como tus labios recuperan su suavidad, brillo y volumen originales.

Cuida tus comidas:
determinadas comidas son excelentes para el estómago pero dañan irremediablemente tu piel, por eso debes cuidarte de los ingredientes picantes o muy dulces que causan la aparición de granos. Para no tener esos problemas, escoge siempre una dieta que cuente con vitaminas, minerales y mucho hierro. (Sí, el chocolate, aunque sea exquisito, está terminantemente prohibido, al menos con frecuencia diaria).

Deja el cigarrillo:
el tabaco tiene un efecto terrible en los labios, oscureciéndolos y potenciando la aparición temprana de las famosas arrugas. Por ese motivo, deja de fumar (además le harás un gran bien a tu salud).

Escoge un buen protector solar:
si vas a ir a la playa, no cuides solamente la piel de tu cuerpo, piensa también en tus labios y coloca sobre ellos un buen protector solar en barra para evitar problemas con el sol, la arena o la sal.

Hidrata tus labios: si expones tus labios al sol, sin darle la protección que necesitan, pronto comenzaras a tener problemas, por ese motivo lo mejor es comprar una buena crema humectante fortalecida con vitaminas.

No muerdas: ante una situación de máxima presión o estrés, son muchas las personas que insisten en mordisquear sus labios, lo que provoca cortes que son especialmente dolorosos en invierno. ¡Controla ese mal hábito a través de una disciplina férrea!

Pon mucho cuidado al escoger tu lápiz labial
: si eliges un cosmético que no cuente con la protección adecuada puedes sufrir daños irreparables en tu boca, por ese motivo, evita los pintalabios de larga duración y recuerda que cuanto más cremoso sea el lápiz labial, más protección te ofrecerá.
Regálate una exfoliación semanal: cuidarte es quererte, dice una antigua publicidad, y esa frase expresa una gran verdad: si realizas una exfoliación cada semana eliminarás las células muertas de los labios, regenerando la piel y logrando que tu boca se vea mucho más sana y, lo más importante, sensual.

Deja un comentario