La Organización Mundial de la Salud, OMS, determina una serie de reglas de oro o normas que buscan prevenir enfermedades de transmisión alimentaria, mediante la preparación higiénica de los alimentos.

Os las presentamos transcritas textualmente a continuación. Asimismo, os detallamos una breve explicación de cada una y así conseguir una buena preparación higiénica de los alimentos.

El decálogo de la OMS para la preparación higiénica de los alimentos 

1.El consumo de alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente.

En este primer punto se recomienda no consumir leche cruda, sino sólo aquella que haya tenido un tratamiento térmico adecuado. Con respecto a pescados, carnes y productos de panadería y repostería deben conservarse adecuadamente refrigerados o congelados.

Si en casa se preparan salsas, mayonesas, cremas, entre otros, se deben consumir de inmediato. Si hay suciedad en los huevos y se desea lavarlos antes de usarlos, se debe hacer inmediatamente antes de hacerlo.

2.Cocinar correctamente los alimentos

Si los alimentos se cocinan bien pueden liberarse de la contaminación por microorganismos que son destruidos con el calor. La temperatura mínima a la que debe ser sometido un alimento es de 70º C, medido en el centro del producto.

3.Consumir los alimentos tras ser cocinados

Lo mejor es que los consumas de inmediato y no dejes los alimentos cocinados a temperatura ambiente. Esto evita la propagación de gérmenes.

4.Un alimento cocinado, es un alimento higienizado

Si no se van a consumir de inmediato los alimentos preparados, las sobras que se guardan deben almacenarse por acción del frío a 7º C como máximo o bajo la acción del calor por encima de los 60º C.

5.Calentar suficientemente los alimentos cocinados

Para conservar sopas, purés, guisos después de preparados, pueden mantenerse calientes, si así lo permite el alimento. En el caso de gazpachos, ensaladas, etc. debes refrigerarlos de inmediato. Las sobras deben calentarse al máximo de temperatura antes de consumirlas.

6.Evitar el contacto entre aquellos alimentos crudos y los cocinados

Luego de cocinar un alimento puede volver a contaminarse si se le pone en contacto con alimentos crudos o con objetos como tablas, cuchillos, trapos, etc. que hayan tenido contacto con un alimento crudo.

7.Asegurar una correcta higiene de la persona que va a manipular los alimentos y una limpieza en todas las superficies de la cocina

La persona que deba manipular alimentos y los prepare, tendrá que mantener siempre estrictas prácticas higiénicas. Sus manos limpias y lavarlas cada vez que se requiera y después de hacer uso del baño.

En cuanto a la cocina es necesario limpiarla a diario. Y no solo eso, debes mantenea alejada la basura de los alimentos.

8.Es necesario mantener todos los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales domésticos

Los animales así sean las mascotas, pueden ser portadores de gérmenes patógenos y parásitos que ocasionan enfermedades de transmisión alimentaria.

9.Utilizar exclusivamente agua potable

Tanto para beber como para preparar los alimentos, el agua potable es indispensable de usar. Pueden provenir de la red pública de acueducto de distribución o de aguas envasadas. No se debe usar ni beber agua de fuentes de agua que no esté potabilizada.

10.Evitar el consumo de  alimentos perecederos que se encuentren expuestos a temperatura ambiente

Todos los alimentos que estén exhibidos al público deben estar protegidos por vitrinas y conservados en adecuadas condiciones sanitarias y/o adecuadamente refrigerados.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar