Siguiendo estos consejos evitarás muchísimos problemas a la hora de levantar tu hogar:
Maneja correctamente los números.
Antes de empezar a construir, establece un presupuesto que te permita saber claramente cuánto dinero puedes gastar: no hay nada peor que comenzar una obra y darse cuenta, a mitad de camino (incluso antes), que no tenemos la cantidad necesaria para llegar al final.

Estudia los reglamentos municipales.
Nada más desagradable que recibir la visita imprevista de un inspector, para evitarlo, ten en cuenta que, a la hora de construir en España, existen numerosas habilitaciones que obtener; sin ellas, te verás en un grave problema.
Conoce las medidas REALES de tu terreno.
Consigue a un experto que tome las medidas del lugar donde piensas levantar tu casa, así evitaras la siempre desagradable sorpresa de darte cuenta que hiciste cálculos para una determinada cantidad de metros y cuentas con mucho menos (lo que se traduce en gastos innecesarios, peleas con los albañiles y mucha mucha frustración personal/familiar).
Arma la estructura con un especialista.
En estos casos, es mejor invertir el dinero necesario y contratar a un arquitecto profesional que te permita definir correctamente la orientación de los espacios, los materiales correctos a utilizar, etc.; un albañil con años de experiencia puede ser muy útil a la hora de levantar una casa pero no tiene la habilitación necesaria para firmar un plano, tratar con las autoridades municipales, suscribir modificaciones al plano original, etc.
Trabaja sobre terreno seguro.
Si tus ahorros lo permiten, elige siempre materiales de primera calidad que, además de asegurar una mayor durabilidad, suelen contar con una garantía que te protege a lo largo de muchos años, en caso de que se produzca una falla o accidente.
Confía… pero vigila.
“El ojo del amo engorda el ganado” dice un dicho muy popular, y en el momento de construir una casa es importante saber el dinero que se gasta y de que manera se gasta, por eso, pídele a tu arquitecto, antes de que empiece a trabajar, una lista de todos los gastos que deberá afrontar, de esa manera podrás ir chequeando, paso a paso, que los plazos se cumplen y tu presupuesto no está disparándose hasta la estratosfera porque alguien “cometió un error”.
Se amable con tus nuevos vecinos.
Cuando construyes una casa, inevitablemente, provocas inconvenientes en toda la cuadra, por eso, lo mejor que puedes hacer es presentarte en el lugar antes de comenzar la obra para hablar con tus nuevos vecinos y explicarle lo que harás; es importante que le dejes tu nombre y teléfono para que puedan contactarte si ocurre algún inconveniente (por ejemplo, los albañiles ponen la música muy alta o arrojan los escombros a la calle, causando inconvenientes a las personas que circulan por allí).

Deja un comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar