Usando estos prácticos tips lograrás renovar tu casa sin volverte loco (ni perturbar la paz familiar):

Prepara un plan: contar con una lista de las tareas a realizar te permitirá evitar gastos innecesarios de tiempo, energía y dinero; el procedimiento es muy simple: haz un recorrido por tu casa y toma nota de todo lo que sientes que deberías cambiar, luego define lo más ajustadamente posible la inversión que puedes realizar para no recibir sorpresas desagradables con la obra ya empezada; si sientes que la tarea te excede, consulta con profesionales del tema para que te den una evaluación más ajustada de costos y tiempos.
¡Ponte al día!: constantemente aparecen materiales más prácticos, bellos y baratos para reformar el hogar y seguramente muchos de ellos son desconocidos para ti; para actualizarte, recorre los locales especializados en el tema e infórmate de las nuevas tendencias.

¡Más luz!: la manera más simple de cambiar el aspecto de cualquier habitación es usar, con inteligencia y buen gusto, la iluminación, especialmente si se combina con espejos que dan una inmensa sensación de espacio.

Color = animación: cada espacio requiere un tono particular, no es lo mismo el baño o la cocina que el living, el comedor o la sala de estar: los expertos recomiendan usar tonos apagados (blanco, rosa, celeste…) en lugares dedicados al descanso para no forzar la vista ni perturbar el relax y colores fuertes (naranja, azul, amarillo, ¡rojo!…) en sitios donde se realizan actividades que implican mayor nivel de energía.
¡No olvides puertas y ventanas!: aunque no lo parezca, son lo primero que ven las visitas y por eso es muy importante prestarle la debida atención: en estos casos las medidas son prácticas: siestán muy gastadas te conviene cambiarlas pero lo más común es quitarlas, lijarlas, pintarlas y volver a colocarlas. Aunque puede parecer una tarea agotadora, resulta una buena manera de disfrutar toda una tarde al aire libre y experimentar el increíble placer del trabajo manual luego de pasarse horas (o años) encerrado en una oficina, sin tener contacto con la naturaleza o trabajos que impliquen un esfuerzo físico considerable.
Con estos simples consejos le darás un aire completamente nuevo a tu hogar sin gastar grandes cantidades de tiempo y, lo más importante, te sentirás muchísimo mejor al encontrarte en un entorno renovado según tus gustos particulares.
¡Adelante y buena suerte al renovar tu casa!

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar