Preparar una maleta puede ser una tarea muy complicada porque, inevitablemente, solemos olvidar cosas importantes e incluir elementos absolutamente prescindibles, por eso, para que tu viaje sea realmente placentero, aplica estos consejos:
Preparar una lista: así lograras determinar todo lo que realmente necesitas llevar, además, detalle muy importante, al revisarla antes de partir, seguramente encontrarás objetos que olvidaste incluir en un primer momento. Es común llevar la crema bloqueadora para el sol pero olvidar los lentes, o guardar el celular pero no poner el cargador de baterías 😉.
Elige la vestimenta: siempre ten muy en cuenta que clase de ropa es más conveniente para el lugar que visites: si vas a la playa, no debes olvidar las ojotas, la malla y varios pares de remeras; si vas a esquiar, buzos, camperas y gorros.
Presta atención a la ubicación: el mayor error que todo el mundo comete al poner los diferentes elementos en una maleta es no aprovechar adecuadamente los espacios disponibles, generando las clásicas quejas, peleas y una frase mil veces repetida (“el vendedor me dijo que era amplia y mirá, por más esfuerzo que hago no consigo cerrar la tapa, ¿ahora que hacemos?”), por eso, ten en cuenta estos tips:
Ropa: al fondo de la maleta deben ir las camperas, pantalones y buzos; sobre ellos, las remeras, chombas y camisetas.
Zapatos: ponlos en los costados, siempre boca arriba, y, si puedes, dentro de una bolsa para que no ensucien la ropa blanca o de color con sus suelas.
Ropa interior: lo más simple es hacer un bollo con ella y colocarla adentro de los zapatos y zapatillas: así ahorras espacio y te evitarás problemas.
Cosméticos: lo ideal es colocarlos, al igual que la ropa interior, dentro del calzado, peros si son demasiados consigue un envase extra para evitar problemas en caso de derrame o rotura de recipientes.
Finalmente, ten en cuenta que hay, en el mercado, diferentes clases de maletas para escoger, y cada una responde a una necesidad específica:
  • Rígidas,  Parcialmente rígidas o Blandas.
  • Grandes, medianas o chicas.
  • En plástico, poliéster, cuero o tela.
  • Con manijas o ruedas (o una combinación de ambas).
Escoger un modelo particular depende de tus necesidades personales pero ten en cuenta que una maleta rígida presta mayor protección a la ropa durante travesías extensas mientras una blanda es ideal para colocar más elementos por su flexibilidad.

Deja un comentario

Al continuar navegando en el website acepta el uso de cookies, sino abandonelo ahora. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar