Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan en Estados Unidos concluyeron en un estudio reciente que una pareja feliz y que es optimista, ayuda a mantener la buena salud de sus compañeros. Esta felicidad reduce el riesgo de padecer de demencia, Alzheimer o del deterioro cognitivo cuando comienzan a envejecer juntos.

William Chopik, profesor asistente de psicología y coautor de la investigación, afirma que al pasar mucho tiempo en compañía de las parejas, ellas motivan a hacer ejercicio, a tomar a tiempo los medicamentos, a llevar una dieta saludable, entre otras cosas positivas. El uno al otro se motivan para pasear juntos, comer su plato favorito y tener un estilo de vida más saludable.

Cuando una pareja feliz también es saludable y optimista, se pueden ver los buenos resultados en la vida del otro. Se observa un futuro más prometedor viviendo juntos. Buscan entre los dos conservar un peso saludable, hacer actividad física y compartir más. En este sentido las personas casadas logran mejores puntajes.

Ser positivo contagia para una pareja feliz

El estudio hizo seguimiento a unas 4.500 parejas heterosexuales en su estado de salud y con proyección de jubilación de hasta ocho años. Los resultados arrojaron un probable lazo entre haberse casado o convivido con una persona optimista capaz de dar un entorno saludable al hogar y la prevención de patologías cognitivas.

Los optimistas ejercen cierto liderazgo sobre sus parejas y al final éstas terminan siguiéndolos en sus ideas y propuestas. Hacen percibir en el otro que la relación es muy positiva y genera buenos resultados como pareja en los diferentes aspectos de la vida.

El estudio también reflejó que cuando las parejas recuerdan las experiencias agradables que viven juntos, los recuerdos se hacen más detallados y el cerebro conserva su capacidad de memorizar cosas positivas.

El positivismo se hereda o se entrena

Chopik dice que si bien es cierto que el optimismo tiene un alto componente heredable, también puede ser una cualidad que puede aprenderse con entrenamiento. Estudios comprueban que las personas pueden cambiar sus personalidades cuando se involucran en actividades o situaciones que los hagan cambiar. Todo ello les permite generar optimismo.

Todas las personas en general siempre se benefician al contar con una pareja optimista y feliz no sólo en el tema de salud, sino en poder tener calidad de vida y un mejor entorno para que los años pasen en mejores condiciones.

Investigaciones previas también confirman que el apoyo social que buscan los optimistas en situaciones difíciles, hacen que la red de amigos lo ayuden a resolver situaciones y de paso a mejorar la salud.

Las personas que hacen parte de la red social de una persona o de una pareja, también pueden influenciar en la salud y el bienestar de la relación. El optimismo impacta directamente sobre la salud y la calidad de vida de las personas.

Los optimistas mantienen estilos de vida más saludables y agradables frente a personas que no ven la vida de esta manera. Gracias a ello minimizan los factores de riesgo de enfermedades no sólo mentales, sino también físicas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario