Conocer la información necesaria para alimentar bien a tus hijos es un objetivo prioritario para los padres. Cuidar la nutrición y salud de los más pequeños permite un mejor crecimiento y un desarrollo acorde, por lo que es fundamental informarse acerca de qué alimentos son los más adecuados y qué tipo de ingredientes es mejor evitar.

En la actualidad, el mercado ofrece numerosos alimentos ultraprocesados, con altas cantidades de azúcar y carbohidratos. Muchos de ellos están destinados exclusivamente a los niños, con ingredientes como el jarabe de maíz de alta fructuosa, que afecta la salud, ocasionando obesidad y daños al organismo. Es por esto que cuidar la alimentación de los niños es un trabajo de todos los días para evitar daños a largo plazo.

¿Qué debes tener en cuenta para alimentar bien a tus hijos?

Brindar alimentos saludables desde el comienzo

No se trata solamente de brindar opciones naturales solamente a los niños, sino de incorporar alimentación saludable en toda la familia. La alimentación, al igual que todo, funciona también a través del ejemplo, los niños van a elegir la comida en función de lo que sus padres elijan. Si la comida rápida es frecuente en el hogar, los pequeños van a preferirla antes que otros alimentos más sanos.

Las opciones saludables pueden incorporarse desde el inicio de la alimentación complementaria, a través de frutas en trozos, verduras o helados de frutas. No es necesario esperar a que los niños sean más grandes para ofrecer soluciones naturales.

No tener alimentos chatarra en el hogar

En ocasiones, ante caprichos de los niños, es común ofrecerle golosinas o snacks con altos niveles de azúcar. Esto no solo puede afectar a la salud, sino que también puede convertirse en un hábito para tus hijos. Para evitar esto, y poder alimentar bien a tus hijos, es mejor no tener en el hogar este tipo de alimentos, y optar por snacks más sanos para consentir a los niños, como helados sólo de frutas, granola o dátiles. Si no brindas las opciones de alimentos poco saludables, los niños pueden elegir productos más naturales. También puedes buscar recetas de golosinas simples, para tener disponible cuando quieras ofrecer algo distinto a los más pequeños. También es importante aprender a leer bien las etiquetas, antes de ofrecer cualquier tipo de alimento, para evitar dar a los niños azúcar en exceso o ingredientes indeseados

Usa la creatividad

Los niños se dejan llevar también por cómo se ven las comidas, es por eso que grandes marcas utilizan colores fuertes y dibujos animados para promocionar sus productos. Si tienes dificultades para que tus hijos incorporen alimentos sanos como frutas y verduras, puedes utilizar la creatividad y formar caras sonrientes o dibujos, para hacer un poco más divertida la comida y animar a los niños a probar alimentos distintos.

También puedes probar diferentes texturas, si bien siempre es mejor que incorporen la fruta o la verdura en trozos, puedes probar cocinar en tortilla o en salsas para que los niños conozcan el sabor.

No considerar a la comida como un premio o castigo

Aprender a alimentar bien a tus hijos no sólo implica ofrecer comida saludable, sino también incorporar hábitos sanos en relación a la comida. Es por esto que ellos deben crear una relación saludable con respecto a la alimentación y evitar que la consideren como un premio cuando hacen algo bien o como algo prohibido cuando no cumplen con alguna tarea.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario